Vísteme despacio

teatro Insólito
Image

Ficha técnica


IPSO FACTO IMPRO

Nos vestimos con tres propósitos: decoración, pudor y protección.

En una primera instancia, el primero nos impulsa a exhibir y el segundo a ocultar. En cuanto al tercer propósito, la protección, al vestirnos, también podemos proyectar intencionadamente una imagen completamente contraria a la de nuestra propia personalidad. Buscamos una identidad falsa para protegernos de la real. Es la vestimenta como máscara.

Al vestirnos, preparamos nuestro cuerpo para el mundo social. Por medio de la ropa que elegimos y de su combinación, creamos discursos sobre nuestro propio cuerpo: aceptable, respetable, deseable o abyecto. Nuestro modo de vestir denota indefectiblemente una forma de posición, tanto en un sentido de inclusión (a un grupo, a una identificación con un grupo musical), de exclusión o diferenciación frente a un referente establecido (familia, compañeros de estudio, otras personas del entorno...). De esta manera como artefactos culturales, el vestuario y los distintos elementos de decorado corporal se convierten en vehículos de expresión, símbolos de identidad y declaraciones de una preferencia estética. Nuestros cuerpos vestidos hablan y revelan cantidad de información sin mediación de las palabras.

‘Vísteme despacio’ nos habla de esto. De cómo una determinada vestimenta crea personajes reales o impostados, integrados o excluidos, expuestos o escondidos. Nos habla de la filosofía del vestido.


Tienda de moda Summertime by Bianca
Calle Hermanos Moroy, 8
Miércoles, 2 de enero
20.15 y 22.00 horas.
Jueves, 3 de enero
20.15 y 22.00 horas. El último pase irá seguido de una charla-coloquio.

5 €

Espectáculo accesible

Espectáculo para adultos a partir de 14 años

Entradas agotadas