La conocen como la Björk de Utrera porque Maui es una artista única que sorprende con su estilo, su música, su chispa y su arte. Su sello es el flamenco fusión que acuñó durante sus años en Granada, cuando entró en contacto con músicos muy diversos, procedentes del jazz, del pop, del clásico o del son cubano. A ella, que nació en la cuna histórica del flamenco, le gusta experimentar, mezclar, jugar.

"Por arte de magia" (2019) está cargado de letras cocinadas a fuego lento y sin aditivos. Fernando Illán ha capitaneado la producción del quinto disco publicado por la utrerana -tres junto a los Sirénidos y dos en solitario-. El compás de Tomasito o la flauta de Jorge Pardo condimentan el repertorio. Maui disfruta del camino sin saber a dónde llegar. Porque la música es la mejor locura que se puede vivir.

Para Álvaro Romero Martín, el arte es promiscuo por naturaleza. El de El Puerto de Santa María es un artista incómodo, aventurero y dinamitador de géneros. Su música transita la víscera poética de Lorca y el expresionismo molesto de Val del Omar. Cante tradicional y sonidos electrónicos ponen en órbita la poesía homosexual y letras propias para entregarse a una libertad desconocida. Los tablaos se renuevan y el disfraz ya no es necesario. Es flamenco 2.0.

En el primer disco de Romeromartín, 'Manifiesto' (2020), conviven el cante tradicional y la música electrónica. El artista gaditano es la voz y la mitad de un dúo que completa Toni Martín en la producción. Este proyecto nace contra los prejuicios. Es una ofrenda a la parte femenina que siempre ha estado menospreciada y extramuros.

Jorge Arribas y Diego Galaz son desde 2009 Fetén Fetén. Estos exploradores de sonidos se inspiran en la música tradicional y popular de baile, e incorporan matices renovadores a su repertorio. Hacen armonías con el lenguaje del alma. En sus directos, suenan instrumentos convencionales junto a serruchos, violines trompeta o flautas silla de camping. Se baila a ritmo de fox-trot, vals, chotis, seguidillas o habaneras.

Junto al compositor y productor Sebastian Schon, el dúo burgalés publicó en 2021 "Cantables II", un disco en el que las voces de Rozalén, Bunbury, Depedro, Kevin Johansen, Guitarricadelafuente o Fito Cabrales se suman a una instrumentación siempre maravillosa. Arribas y Galaz, que acompañaron a Ariel Rot y Kiko Veneno sobre el escenario de ACTUAL 22, garantizan una gran gran experiencia sonora. Sus piezas suenan a clásicos instantáneos.

Las canciones de Maximiliano Calvo transmiten melancolía por la identidad difusa. Es música de raíz, con desgarro. El rosarino, que se presentó en sociedad como Intrépido Navegante, se ha embarcado a sí mismo en una travesía por el legado musical de Latinoamérica. "El lío de Maximiliano" (2021) es su flamante álbum de debut. Lo mismo se atreve a versionar el “Estando contigo” de Marisol que a cortejar a María Jiménez en “El lío”.

En el escenario se lía una fiesta canalla en la que resplandece su carisma. Calvo conduce en un viaje espiritual donde suenan los ecos de tambores y bandoneones, el relato de los inmigrantes que una vez encallaron en la costa americana. Jazz, tango, flamenco, cumbia, bolero y ritmos urbanos de ascendencia rockera hilvanan el hilo musical de este bar nocturno.

En el último ACTUAL, saltaron al escenario junto a Ariel Rot y Kiko Veneno, Rozalén, Coque Malla y Fetén Fetén. Desde hace unos años, Messura se codea con los mejores. La banda riojana ha compartido cartel con Vetusta Morla, Morgan, Berri Txarrak, Amaral o Depedro. El programa Turbo3 (Radio3) seleccionó su primer disco de larga duración, "Animal" (2019), entre los mejores del año y también pudimos ver a Diego, Germán, David y Joselu en "Un País Para Escucharlo" (TVE 2).

A medio camino entre el post rock más atmósferico y el rock alternativo más enérgico, esta genuina formación de siete (hay que sumar el trío de cuerdas formado por Irene, Marta y Sara) aporta una sonoridad especial en sus directos. Tres singles -"Frágil", "Reinass" e "Iguales"- han anticipado lo que será su esperadísimo próximo EP "Frágiles".

León Impala es una emboscada musical. Un nombre que es un juego de apellidos. Dos actores, el arnedano Chema León y Diana Palazón, nos acechan tras un telón cinematográfico. Juntos, engendraron este proyecto de música independiente hace un lustro en Madrid. León Impala es la atmósfera épica que lo envuelve todo. Capa de sonido sobre capa de sonido, melodía sobre melodía, la densidad crece. El ambiente de post rock aísla y reconforta.

Queque Maroto -batería- y Ester Rodríguez -bajo- se integraron después en el grupo y nació 'El Plan'(2019), un primer disco de larga duración que muchas publicaciones especializadas situaron como uno de los más interesantes y potentes de aquel año. León y Palazón abrazan lugares medios, voces más veladas, suenan a Slowdive o My Bloody Valentine. Su primer concierto en Logroño será en ACTUAL.

Ella se autodefine como “la típica cantautora que llena armonías con letra y acaricia la guitarra”. Karmento es el alter ego cercano, los pies enraízados en la tierra, de Carmen Toledo. Desde Bogarra, en la sierra albaceteña, se presenta una artista manchega que se rodea de música y músicos que aman la vida y la libertad de las callejuelas y los ríos. Juntos celebran la naturaleza, la belleza rural. Sopla el aire, corre el agua y en las raíces encontramos preguntas que son canciones.

Desde que publicó en 2015 'Mudanzas', Karmento ha vivido en el vértigo y la mutabilidad. Es cantautora, sexóloga, youtuber, bloguera, politóloga, escritora y organizadora de eventos. Y 'Este devenir' (2020) es más madera en la caldera de la locomotora. Su último álbum camina entre el folcklore y el pop. Nos habla de anhelos perdidos, del exilio, del retorno, de los orígenes y de las ramas.

La pandemia robó al madrileño Nacho García el estreno soñado por cualquier artista. La música le debe muchos directos a un cantautor que con la publicación de ‘Bones’ (2020) se ha postulado como unas de las grandes esperanzas del indie folk español. El primer disco de St Woods es redondo y está lleno de matices y canciones preciosas, creando atmósferas que evocan a Bon Iver, Fleetwood Mac o The Beatles.

Canciones como "On me" o "Wasted love" han allanado el camino de St Woods hasta llegar a grandes festivales y telonear a artistas como Jake Bugg o Kaiser Chiefs. Su música ha vivido una transición bizarra. Comenzó versionando canciones de Green Day en una banda de punk rock, pero hoy es el estilo acústico el que impregna y caracteriza su indie folk en solitario.